El poder del subconsciente: las palabras y la programación inconsciente

Según la biblia las palabras son como filos de espadas, tan poderosas e influyentes y a la vez muy difícil de ignorar, o imposible. Puedes hacer el intento de pasar por alto ciertas cosas que escuchas y no quieras escuchar; alguna ofensa dirigida hacia ti, alguna mala palabra, o incluso alguna verdad que no hayas querido afrontar antes.

Sea como sea, es muy posible que las palabras sean la herramienta más importante para influir en la mente de una persona. Cuando eras niño tu mente estaba abierta a todo, era muy receptible, como una esponja, pues estaba en una etapa donde tu cerebro almacenaba toda información posible, justamente porque estabas en una etapa de aprendizaje y descubrimiento.

Las palabras no solo tienen infinita influencia en tu subconsciente, si no que tienen influencia en absolutamente todo. Masaru Emoto, un científico japonés demostró en sus experimentos con el agua que esta reaccionaba de diferente forma según las palabras que eran pronunciadas o escritas. En uno de los experimentos Emoto almacenaba agua en jarros obtenida de un mismo lugar y las nombraba en su exterior con palabras. En una de ellas escribía palabras como amor, compasión, paz, etc. y en el otro jarro palabras negativas como odio, temor, miedo.

Al cabo de horas, cuando el agua se había congelado, Emoto acudío a observar en su microscopio las reacciones del agua y encontró gran diferencia. El agua con palabras negativas mostraba no forma alguna, sin embargo el agua con palabras positivas había formado figuras geométricas perfectas. En verdad que me quedé impresionado cuando vi los videos en youtube de las figuras, ya que eran muy perfectas y parecían querer decir algo.

Si te pones a analizar, el agua es el componente mayoritario en la composición de tu cuerpo, aproximadamente 70% es agua. Entonces, te hago la pregunta ¿Podrían ser las palabras que normalmente utilizamos la causante de un mal o bienestar? No lo sé con certeza, pero es algo que deberías analizar.

Masaru Emoto, no solo hizo estos experimentos con palabras, si no también con música, plegarias, sonidos, etc. Por ejemplo, la música heavy metal influenciaba de manera negativa en el agua, su composición no cambiaba, de lo contrario la música clásica influía en el agua para formar estas figuras, de la misma forma lo hizo la plegaria de un monje budista.

No digas palabras de las que luego te puedas arrepentir, las palabras son muy influyentes y pueden causar mas daño de el que imaginas. Si en verdad, quieres cambiar algo en ti empieza por decir palabras de bienestar, amor y paz, cambiarán no solo tu actitud si no también todo a tu alrededor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: